martes, 2 de junio de 2015

El nacimiento de una mascota

No sabes muy bien como llegaste hasta esta situación...todo fue muy rápido y sencillo. Ella era un AMA muy experta y consiguio convertirte en lo que hoy eres.

En un principio consiguio seducirme con su autoridad. Nuestras primeras relaciones eran especiales, yo solía darle placer con mi boca y ella cuando se encontraba satisfecha solía masturbarme. No siempre sucedia esto y a veces me dejaba excitado sin el placer que tanto anhelaba.


Al llegar a mi casa me masturbaba varias veces hasta sentirme vacio.

Un día decidió que debería llevar siempre puesto un cinturon de castidad y yo acepte porque era lo que ella deseaba. 


Se acabaron mis masturbaciones al llegar a casa.

También me dí cuenta de que ahora para mear tenía que sentarme como una mujer...una mezcla de excitación y verguenza luchaban dentro de mi.

A esta experiencia se sumaron otras que poco a poco me fueron convirtiendo en una especie me mascota de mi AMA...cuando estabamos en su apartamento me hacía estar desnudo y a cuatro patas. Me llamaba para que le diera placer con mi boca y de vez en cuando me sacaba mi jaula de castidad y  dejaba que me frotara contra sus piernas.


Al poco rato me derramaba en sus piernas y me hacía limpiarlo todo con mi lengua.

El collar, la correa y demás adornos llegaron a mi vida sin darme cuenta.



Y llego el día en que me convirtio en una perrita...me entregue a ella que me monto como lo que era...su perrita en celo.








2 comentarios:

  1. Una preciosa historia. Una mascota nunca abandonará a su Dueña.

    ResponderEliminar